martes, 31 de enero de 2012

"La mejor preparación al parto...

... es la confianza". Michel Odent

Hace poco, leyendo el libro "Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer", tuve la oportunidad de rememorar mi parto, y lo más sorprendente, de tomar conciencia y por tanto sanar algunos cabos sueltos que me habían quedado, de los cuales hasta ese momento no había sido plenamemente consciente.
Creo que una de las razones por la cual tuve un parto largo y en algún momento difícil, fue porque no me había preparado para el "dolor". Quería un parto orgásmico, o mínimamente placentero, pero no quería saber nada de ese "dolor" ni trabajar con él.
Yo quise prepararme para el parto de la manera más sencilla y pura que encontré: trabajando la confianza en la vida, en la sabiduría de mi cuerpo y la conexión con mi bebé.


No quise entrar en temas fisiológicos. Apenas leí 3 o 4 libros sobre lo que estaba viviendo, y no quise informarme más. Tampoco lo hice con la lactancia, creía que debía ser algo natural y que fluiría sin problemas. Ahí me equivoqué a medias, obvié la complejidad de las emociones de la madre y la desconexión que las mujeres tenemos de nuestro cuerpo. Tampoco quise profundizar en la verdadera razón por la cual no pude dar el pecho a Nur, por razones que me guardo para mí.

Cuando leí el libro de la doctora Northrup, quise volver a parir. Así, sin pasar por el embarazo ni nada, solamente parir. Volver a experimentar ese momento tan íntimamente poderoso y lleno de majestuosidad. La majestuosidad de la mujer que se encuentra con su mirada y su ser totalmente hacia adentro, magníficamente conectada con su bebé, perfectamente consciente de la organicidad de su cuerpo, sintiéndolo plenamente con sus sentidos internos... íntimamente conectada con su bebé. Comprendí algunas cosas sobre mi parto y me ví capaz de tener un parto orgásmico la próxima vez... o al menos de disfrutar corporalmente de la experiencia y abrirme al misterio completamente (pues creo que cada parto es una sorpresa, una nueva iniciación...)

Ahora sé que el "dolor" del parto no es un dolor normal. es decir: no me está avisando de que algo está mal (esta suele ser la naturaleza del dolor, avisarnos de que anda no funciona como debería). El dolor del parto no se produce porque algo ande mal, sino que es nos habla de una conexión con partes de nuestro cuerpo que normalmente no sentimos ni somos conscientes de que están ahí, y de una necesidad de conectar con una mirada profunda a nuestro interior. Es posible que cuando sentí el "dolor" de las contracciones, aflorara de mi inconsciente la creencia de que algo podía ir mal, y entonces, mi parte más guerrera que está acostumbrada a controlar, quisiera asumir el mando, alargando así todo el proceso de parto.
Creo que es muy posible que me pasara algo así durante la labor del parto, aunque esto ocurre a un nivel tan íntimo que apenas lo he vuelto a pensar desde entonces.
Por eso , la próxima vez que me quede embarazada, sí me gustaría saber más sobre la fisiología del parto, para poder entrar en ella y conectarme con mi cuerpo y no sentir miedo cuando venga ese "dolor".
Ayer me llegó la información de un taller que va a dar en Madrid Yolanda Caballero, doula, y cuyos contenidos serían para mí de máximo interés:

El objetivo del taller es el aprendizaje durante el proceso de Embarazo y Parto.

-Contacto con una misma, la pareja y el bebé.
-Conciencia vivencial del espacio por donde pasará el bebé para nacer
-La participación de la pareja.
-Aliviar zonas propias del embarazo.
-Aumentar el umbral del dolor.
-El uso de la mirada interna.
- La voz, Sonido: Emisión de la O, A y U.
-Aprender a dirigir la fuerza del pujo.
-La Respiración.


Hace poco una amiga embarazada me decía que quería saber "cómo reaccionar ante un parto no intervenido", y yo escribí lo siguiente: 
"Ante un parto ´natural´, respetado y sin intervención, no hay otra forma de reaccionar que confiando plenamente en el proceso, y (y esto es muy importante), conectando con nuestro bebé, tratando de transmitirle paz, seguridad y confianza. Lo demás viene solo. En ese momento nos olvidamos de todo lo que hemos leído, de todo lo que creemos que sabemos, y sencillamente cada una vive a su manera este estar “entre los mundos”, este nacimiento no sólo de nuestro bebé, sino de una misma como madre. "

Es muy posible que más adelante tenga otro hijo, y entonces volveré a leer el "Rumor de las Libélulas", y a recordar mis palabras, y a recordar lo que sentí cuando leí a la doctora Northrup. Mientras tanto, me quedo con esta vivencia y este nuevo aprendizaje, 21 meses después de haber dado a luz a mi preciosa Nur:
"La mujer en el parto debe sentirse grandiosa, poderosa" Emilio Santos, ginecólogo.

20 comentarios:

Carol dijo...

Yo pensé que sabía, iba con la idea de no ponerme epidural, pero en cuanto llegó el dolor ya no me relajé, creo que el miedo se apoderó de mí y eso hizo que se alargase el proceso. Es algo que tengo que trabajar para un futuro.
Tengo varios libros pendientes de leer, pero al final me apunto también este.
Un abrazo

Elena dijo...

Tienes un premio en mi blog.
www.educandoacuatro.blogspot.com

Un saludo

Noraya dijo...

Hola Carol,
Yo día a luz en casa de forma natural, sin intervenciones. Creo que si hubiera sabido algo más sobre la fisiología del parto y sobre el "dolor", no hubiera sido tan largo. Pero eso nunca se sabe, creemos que sabemos, pero en esos momentos estamos entre los mundos y lo que sabemos se va al garete y de poco nos sirve... Si hubiera tenido que parir en un hospital, hubiera terminado mal, porque los hospitales y cómo se trata a las mujeres me paracen aterradores.
El libro te va a encantar. Un beso!

Elena, gracias por pasarte por aquí y por tu premio, lo recojo con mucho afecto porque es muy lindo y viene de una mallorquina que vive fuera de "sa roca", como yo.
Un abrazo y que estés muy bien!

Noraya

CLC dijo...

Miedo... ya lo he comentado en algún que otro blog... y sí, pese a que yo ya había leído y pensaba que asumido, que el dolor comienza con el miedo, no lo superé. No logré salir de esa espiral y todo se torció. En casa estuve hasta los 6 cm y fue MARAVILLOSO. El traslado al hospital, la admisión, una habitación con muchos artilugios y sonidos... salí de casa con contracciones cada 2 minutos y durante todo este proceso que duró unos 30 minutos, creo que tuve 2 o 3 contracciones -eso con 6cm es raro no?- . Luego recuerdo la primera contracción cuando por fin nos quedamos solos, fue el inicio de mi martirio... y esa monitorización continua que yo no esperaba pues me dijeron que había meconio en el hilillo de agua que salía... sí, claramente el miedo me jodió el parto. Si quieres leelo, pero te advierto que es la crónica de una agonía con final feliz, no del recibimiento que me hubiese gustado dar a mi hija (http://www.laventuradesermadre.blogspot.com/2010/05/2-de-mayo-de-2010.html)
Te he descubierto a través de Cayetana. Y me alegro mil!
Un abrazo.

Noraya dijo...

Hola mujer linda,
Gracias por pasarte por aquí y invitarme a leer tu blog. he leído tu entrada, te he comentado en la misma. A veces es difícil saber cuándo estamos preparadas o no, muy difícil estar conscientes de esos miedos que se esconden bajo la superficie como un iceberg.
Por eso no dejaré de recomendar el libro de la doctora Northrup, creo que trae una información imprescindible para toda mujer. En todos los sentidos, y sobre el parto en concreto para mí ha hecho una importante aportación. no es el típico libro que se suele leer para los partos, pero a mí me ha abierto los ojos a muchas cosas.
En esta entrada he compartido los dos enlaces, pero te los enlazo otra vez por si te apetece leer...

http://elblogdenoraya.blogspot.com/2010/04/tu-nacimiento.html

http://elblogdenoraya.blogspot.com/2010/05/el-parto.html

Un abrazo y cariños,
Noraya

Carol dijo...

Noraya, de momento no tengo intención de parir de nuevo pero me estoy preparando para acompañar a otras mujeres en esta gran aventura de ser madres asi que me apunto el libro de la doctora Northrup que promete mucho :)

Me parece interesantísimo que hayas sacado a la luz de la consciencia esas cosillas de tu parto.. ahora, sin duda, estas mucho más preparada para atravesar un parto consciente. Lo que tienen los partos es que nunca se saben como irán, por mucho que intentemos atar todos los cabos.. es imposible controlar algo tan grandioso. Lo que si podemos es prepararnos para lograr soltarnos sin miedo porque como hay dicho CLC, el miedo puede joder un parto (y otras muchas cosas pero nuestro miedo si esta bajo nuestro control). Bueno.. que me enrollo.. el taller de Yolanda tiene una pinta estupenda! Ya nos contarás! Besos!

Noraya dijo...

Hola Carol!
Pues yo no creo que el miedo esté bajo nuetro control, y menos en un parto, como dices es imposible de controlar.
Yo hablo de no sentir miedo al dolor, de conocerlo y saber entrar en ese estado. No hablo de controlarlo, no creo que funcione el control en un parto, más bien todo lo contrario, si intentamos controlar el dolot, que es lo que hice yo, podemos alargar el parto porque estamos abandonándonos y entregándonos a lavez que controlando. No, no creo que vaya por ahi.
Aún asì, ni me quejo ni cambiaría mi parto por nada, lo voví como un parto hermoso y consciente, y guardo un maravilloso recuerdo, sobre todo teniendo en cuenta la poca preparación que tenìa y que no tuve doula durante el embarazo, al parto vino una doula que es amiga y hermana, que como un gatito nos acompaño silenciosa y calladamente...

Felicidades por tu nuevo camino, que se llene de Gracia y gozo!
Un abrazo,
Noraya

Red Mamis dijo...

Hola Noraya, me encanta lo que dices de este libro! Me lo apunto para leerlo! Necesito otra pequeña referencia: lo quiero agregar en la lista de libros que tenemos en el blog Red Mamis... la pregunta es ¿lo pongo en "Embarazo", "parto" o "maternidad"?
Gracias!

aprendiendo de mis peques dijo...

Buenas noches guapa, me parece súper interesantes estas reflexiones que has hecho. Es muy bueno hacer balance de lo sucedido y entender el por qué de las cosas y de nuestras reacciones. Es lo que nos ayuda a seguir por el buen camino.
Sigue así! No conocía le libro, me lo apunto.
un fuerte abrazo,

@Mousikh dijo...

Hola Noraya! Yo tengo muchos miedos que superar antes de parir otra vez, pero también tengo muchas ganas e ilusión de que las cosas transcurran de otro modo. Me apunto el libro.

Noraya dijo...

Hola Red Mamis!
Pues no sabría que contestarte... ¿y si lo recomiendas en los tres apartados? :)
Es un libro para la mujer, para cualquier mujer, y de sus 900 páginas, alrededor de 100 están dedicadas a la maternidad: fertilidad, embarazo, parto...
¿No crees que lo mejor es leerlo y decidir entonces?
Un abrazo!

Noraya dijo...

Mousikh, Marga, me alegro de que lo leáis. no sólo madres, sino como mujeres, todas deberíamos leerlo!
Besos para todas! :0)

Armandilio dijo...

Hola! Me llevo esta entrada al repaso semanal de blogs de Bebés y más:

http://www.bebesymas.com/bebes-y-mas/blogs-de-papas-y-mamas-civ

Un saludo!

Noraya dijo...

Hola Armando,
Acabo de leer lo que has escrito, pero no me identifico con la mujer de la que hablas en el articulo: ni el post es una confesión, ni creo que fuera, "como la mayoría de las mujeres", poco preparada mentalmente, pues creo que para dar a luz en casa como primeriza hay que estar bien preparada mentalmente y tener mucha confianza en la sabiduría del cuerpo y en el proceso.
Me faltó , según ahora lo veo, información sobre la fisiología del parto. Más bien, explico en el post, que no me preparé adecuadamente para un parto placentero y orgásmico. "Yo quise prepararme para el parto de la manera más sencilla y pura que encontré: trabajando la confianza en la vida, en la sabiduría de mi cuerpo y la conexión con mi bebé."

Conozco a tantas mujeres que iban súper preparadas mentalmente al parto después de haber leído muchos libros y hecho cursos y han terminado en hospitales y con cesáreas... El prepararse y leer millones de libros no nos asegura en ningún caso que tendremos un parto maravilloso. Más bien, sigo creyendo que eso nos lo da la confianza... Es parto seguirá siendo un misterio que nos sorprende sólo en el momento...
Te enlazo los post sobre el alumbramiento de mi hija, ojalá la mayoría pudieran tener un alumbramiento tan respetado y cálido como el nuestro...
Un saludo!!

http://elblogdenoraya.blogspot.com/2010/04/tu-nacimiento.html

http://elblogdenoraya.blogspot.com/2010/04/tu-nacimiento.html

La Hijuela dijo...

Como madre, solo puedo decir que mi experiencia durante el parto,fué maravillosa. La recuerdo agradable, única y sobre todo "puro instinto". En ese momento, solo estaba yo y mi hijo..... eramos un equipo. Aunque me acompañaba mi pareja (algo importantísimo), hubo un momento que me "aisle" de todo y solo estaba con mi bebé.... Es importante, que desde el momento que te quedas embarazada, sientas que esa experiencia es única y diferente... es tu vivencia, no dejarse influenciar por lo que los alrededores te comenten......
Estamos geneticamente preparadas para ese acontecimiento tan mágico, solo tenemos que escucharnos.

Noraya dijo...

Hola "La Hijuela"!!
Sí, cada vez somos más las mujeres que vivimos el paro desde el instinto, sólo podemos desear y esperar que sigamos siendo cada vez más.
¡ese es mi deseo!
Un saludo!

Noraya

Noraya dijo...

Doctor Emilio Santos: "Yo soy testigo de partos en los que el dolor ha sido nulo":

http://www.bebesymas.com/embarazo/yo-soy-testigo-de-partos-en-los-que-el-dolor-ha-sido-nulo-entrevista-al-doctor-emilio-santos-ii

Anónimo dijo...

Hola, en un mes aprox, voy a estar en el viaje del parto, me gusto mucho todo lo que ocmpartes.
Cuando me pongo a hacer introspeccion, me doy cuenta que tengo cierto miedo y angustia relacionada con el parto. Empezamos a planearlo con una partera, en un centro de alumbramiento, esto me da cierta tranquilidad, pero de todas formas tengo algunos miedillos por ahi, no se si se capaz de sumergirme en el dolor, racionalmente se que puedo, pero ahi esta esta sombra de miedo que me aocmpana. que hacer para trabajar con esto? como dejarme llevar en cada contraccion, sin miedo, con confianza, para poder vivir la experiencia del alumbramiento de la manera mas conectada, consciente y con seguridad en mi....
encontre este texto que me gusto mucho, leo, veo,escucho, pero la desconfianza intenta apoderarse de mi...
El tiempo se detiene, el exterior no existe, el espacio es interior. Las contracciones llegan como olas, en un vaivén rítmico que marca el silencio. Te sacuden, te habitan, impulsan un movimiento en tu cuerpo. El ritmo está aquí, el baile puede empezar. Es un baile a dos cuya pareja es el dolor, compañero envolvente y amoroso tanto como exigente, que dicta cada uno de tus pasos. Escuchar, acoger, dejar que te lleve, adaptarte, no resistirle. No sientas temor. Se tomará su tiempo para que lo vayas conociendo, te familiarices con la música, que te dejes habitar por el ritmo. Sólo cuando te sienta lista te llevará algo más lejos, algo más deprisa. Relaja la nuca, relaja los hombros, afloja la mandíbula, relaja los lumbares, deja que el movimiento se apodere de tus caderas. Cierra los ojos y sobre todo no pierdas el ritmo. No tengas miedo, él conoce tus límites mejor que tú. Sabe a donde te lleva: te lleva hacia la madre. Aprovecha cada momento de calma para recobrar el aliento y acepta que te lleve de nuevo algo más lejos, algo más deprisa, algo más fuerte. Concéntrate en su presencia, sus brazos que te agarran, te envuelven y te sostienen. No los pierdas por una cárcel, no olvides que son amorosos. Su objetivo es ayudarte a hacer el viaje, ayudarte a pasar página, ayudarte a zambullirte. Algunas veces te suelta para hacerte girar mejor y te vuelve a agarrar en el momento oportuno, antes de que pierdas el equilibrio. Poco a poco coges confianza, te deja tiempo para ello. Cuando te sienta lista, te soltará, cuando más enloquecido esté el baile… ¿Sabrás bailar sola? ¿Sabrás recuperar el equilibrio? Apenas tienes tiempo de pasar miedo y encuentras una nueva pareja que te coge al vuelo: es tu bebé que esta ahí en tu intimidad y que te guía hacia él. Se acabó el baile, no es la misma música. Sientes esta fuerza que te propulsa hacia delante, hacia el futuro, hacia el encuentro. Mira, está aquí, bajo tu mano, bajo tus dedos, acógelo, cógelo en tus brazos: ¡es tu pequeñín! Otro baile empieza entonces, el de la madre. Apenas ha nacido y ya es tu pareja, déjate guiar. No hay amante mejor y más despiadado. No hay más bella historia de amor. Anda, confía en él.

Anónimo dijo...

Hola! Acabo de encontrar este post. Pues bien, me hubiera gustado que mi primer parto fuera largo, como el tuyo, pero parto. Fue cesárea, por mis miedos, por mi confianza en quien no debía, por no tener el suficiente valor. Luego tuve un parto, maravilloso, en una clínica, pero respetado y sin intervenciones. No tuve miedo al dolor en ningún momento y tuve un parto rápido y fácil. Y después leí muchos libros, que me hubiera gustado haber leído antes de mi parto. Uno se llama "Parir sin Miedo" habla de la fisiología del parto y del dolor y del miedo. No sé si vaya a tener otro hijo, pero sé que si vuelvo a embarazarme voy a parir en casa con más confianza que antes.

ver fractal dijo...

La preparación al parto es esencial, pues las mujeres han olvidado la experiencia que antes se transmitía de generación en generación. El miedo al dolor y a la muerte son respuestas aprendidas, y en ocasiones heredadas, que pueden ser trabajadas. De esta forma la mujer puede usar los dolores típicos del parto para su mejor conducción, evitando el sufrimiento. Esas son las bases del "parto orgásmico", pues no deja de ser un acto puramente sexual. Gracias a la PNL y a la BioNeuroEmoción es posible ayudar a que la mujer disponga de esos recursos tan valiosos, los cuales ya posee, al tiempo que es recomendable un curso de preparación con matronas experimentadas en parto natural. Para más información visiten www.neuroemocion.com

Publicar un comentario