sábado, 9 de junio de 2012

"No me adaptaré al mundo...me adapto a mí misma"

...y en el caso que nos ocupa, a mi hija y nuestras circunstancias tan personales.

Como el tigre, camino sola. No es que me sienta sola, o que no me guste la gente, o que no tenga amigos. Quien me conoce sabe que me encanta organizar encuentros, cocinar para mis amigos y que  mi casa es de todos. Me considero una buena amiga. Pero nunca he sido de manadas, sino más bien de caminar a mi aire... y con la maternidad no iba a ser distinto:

He leído y he escuchado varias veces que una mujer nunca debería criar sola a un hijo. Las siguientes palabras de Laura Gutman han sido muy leídas y compartidas por madres de todas partes el mundo que, cada vez más, se únen formando redes de mujeres que sostienen un modo de crianza más apegado, respetuoso y cercano, en donde la madre o las figuras de apego están disponibles y presentes:

"Tengo la certeza de que hemos sido diseñados como especie de mamíferos para vivir en comunidad, y que a lo largo de la historia hemos constituido tribus o aldeas para compartir la vida. Hoy en día los grandes centros urbanos se han convertido en el peor sistema para criar niños, ya que las madres estamos cada vez más solas y aisladas, por lo tanto los niños tienen pocas personas a quienes recurrir en sus rituales cotidianos.

Necesitamos reinventar un esquema antiguo pero con parámetros modernos, siempre y cuando haya un conjunto de mujeres criando niños. No importa cuántas ya que una sola madre no logra criar a un niño. Pero cinco madres juntas pueden criar a cien niños. El secreto está en el conjunto, en la solidaridad, la compañía y el apoyo mutuo.  Ninguna mujer debería pasar los días a solas con los niños en brazos. La maternidad es fácil cuando estamos acompañadas. No juzgadas ni criticadas ni aconsejadas. Simplemente junto a otras personas, en lo posible junto a otras mujeres que estén experimentando el mismo momento vital. Cuando las mujeres estamos intercambiando conversaciones, bromas, llantos o recuerdos con otras madres, nos resulta muy liviano permanecer con nuestros hijos. En cambio, cuando estamos solas, creemos que no somos capaces y suponemos que deberíamos dejar a los niños al cuidado de otras personas para “ocuparnos de nostras mismas”. Frecuentemente no registramos que el problema está en la soledad de permanecer junto al niño. No en nuestra incapacidad para amarlos.
Por eso, insisto, es responsabilidad de las mujeres reconocer que  necesitamos volver a juntarnos. Que si funcionamos colectivamente y dentro de circuitos femeninos, la maternidad puede resultar mucho más dulce y suave."

Hace poco estuve compartiendo con mi amiga Ileana, doula y partera, quien me dijo que ella se sentía incapaz de criar a un hijo estando en mi situación. Esto es: en una ciudad, pasando 8 horas al día con mi hija que no va a la guardería (Alex trabaja por las tardes, así que por las mañanas estamos los tres, salvo los dos días que desde hace unos meses voy a kung fu), sin apenas ayuda y sin una red de mujeres con la que compartir. Ls fines de semana, todo sea dicho, son mucho más relajados.

Pues esta es mi situación, y a veces se me hace muy duro, esa es la verdad. Y ya llevo así 2 años, y de verdad que he intentado abrirme al concepto de "tribu": Intenté conectar con algunos grupos de crianza y, sinceramente, me aburría mucho. Lo dejé. Intenté crear una red entre mis amistades que me ayudaran en la crianza creando lazos con Nur, y nada.
Aún así, cuento con mi pequeña tribu: cuento con un compañero maravilloso, un padre dedicado con quien Nur comparte una conexión muy especial, que me cuida y me sostiene cuando se me van las fuerzas; cuento con la ayuda eventual de la abuela paterna de Nur que se queda 2 o 3 horas a la semana y con quien comparten experiencias alucinantes (es una abuela muy peculiar :)
Con mi madre, que a su manera me ayuda mucho desde la distancia. Cuento con una pareja de amigos maravillosos de quienes no quiero abusar porque tienen muy poquito tiempo, aunque ellos adoran a Nur y para ella son dos figuras más de apego. Con mi cuñada, de vez en cuando. Tanto ella como mi suegra tienen trabajos en los que viajan mucho y tienen horarios cambiantes, y aunque son figuras de apego para Nur, su disponibilidad no suele ser mucha debido al trabajo (que nadie diga que los artistas no trabajan!). Y cuento con el amor de mi gente querida, que más o menos cerca de Nur, me da fuerzas, energía y alegría (y el guaraná!).

En fin, que a veces lo paso mal, se me van las fuerzas, pierdo el norte, el sur, el este y el oeste, pero siempre pienso que Nur nos ha elegido por algo, que ha elegido esta familia particular y esta madre con quien pasa casi todo su tiempo. No sé si es esto lo que su alma necesita, pero quiero pensar que sí, que así es, que cada alma busca las circunstancias que necesita para desarrollarse y crecer procurando las experiencias necesarias para su evolución, sean estas las que sean.
Como dice su padre, Nur también es tigre, para ella la soledad bien entendida no es algo negativo... Aunque es muy social, ella es independiente, aunque sabe que todavía me/nos necesita para hacer casi cualquier cosa (y en ese proceso de autonomía-independencia-apego total lleva ya 4 meses y lo que le queda :)
El retrato que le hizo su padrino hace un año, parece ahora que hubiera sido premonitorio: en él, Nur aparece libre, fuerte, independiente, tiene alas para volar, pero necesita caminar a lomos del tigre este primer tramo de la vida.  Las libélulas revolotean alrededor, simbolizando el cambio constante de visión y el aprendizaje desde nuevos puntos de vista.

Me he llegado a sentir bicha rara por no conectar con los grupos de crianza, ni siquiera con la Tribu 2.0, la red virtual de madres blogueras, pero es la verdad, yo nunca he sido de grupos, me crié como hija única jugando en la naturaleza todo el día, con mi imaginación, con los árboles, con mi perro, el mar, las rocas... y  ahora, con Nur, tratando de hacer que cada día sea especial y creando situaciones y encuentros con otros niños (o no) y ambiente de juego para que Nur no deje de ser feliz. Tratando de no repetir patrones negativos, mejorando lo que puedo como mi madre intentó mejorar lo que ella había vivido. Como hacemos todas las madres. O casi todas. 
Simplemente quiero que mi cría crezca con amor y sea feliz, pues yo ya lo soy. Con mi soledad, estando conmigo misma, observando a mi peque, tratando de encontrar nuevas formas de conectarnos y de comunicarnos... esto no significa que no necesite ayuda, que no sea muy duro a veces, que sea auto suficiente. No
Necesito ayuda, comprensión y apoyo, pero hay el que hay. Y acojo lo que hay. Las circunstancias me llevan a esta soledad compartida con mi hija, en la ciudad, teniendo que cojer el coche los días de mucho frío para encontrar cosas divertidas para hacer juntas en la ciudad. No sé a dónde me llevará esto, a dónde nos llevará. Pero sé que cada uno de nosotros es perfecto, único e irrepetible. Que nuestros mapas de viaje son también únicos e irremplazables. Y que en este mundo, nada es azar. Ni nuestras preferencias e inclinaciones, ni nuestros gustos, ni las amistades de las que nos rodeamos, ni la casa o la ciudad o los cuerpos que habitamos. Y trato de encontrar la armonía en todo lo que hago, de envolver mi vida con el manto de la aceptación, la paciencia y la alegría, y quizás por eso mismo puede parecer que no necesito ayuda. Nada es azar. Todo está bien así. Esto debe ser lo que necesita Nur, quien por otro lado es una niña feliz y un alma grande, muy grande. Como su padre. Capaces de ver más allá de las apariencias y del velo de Maya.
Somos una tribu pequeña, pero lo llevamos bien.
Pensando en septiembre, en el otoño y en el duro invierno, Alex y yo nos estamos organizando el tiempo de una forma distinta según las necesidades que vamos teniendo los tres, y creo que todo va a ir bien. Al menos eso es lo que voy aprendiendo sobre la marcha. Todo termina bien. Al menos en mi mundo, en mi vida.

"Me niego a vivir en un mundo ordinario, como una mujer ordinaria. A establecer relaciones ordinarias. Necesito el éxtasis. Soy una neurótica, en el sentido de que vivo mi mundo. No me adaptaré al mundo...me adapto a mí misma"
Anaïs Nin


El no adaptarme al mundo, el adaptarme a mí misma, puede sonar egoísta, pero yo sé que no lo es. Solamente yo sé qué entrego al mundo y qué recibo de él. Cuánto me dejo abrazar por la Madre Divina y cuantos brazos pone ella en mi camino para que me ayuden y yo aprenda el arte de amar sin buscar, sin desear, sin quejar, sin juzgar.


16 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bonito Noraya, suena mucho con mi experiencia de madre.. Aceptarnos y aceptar el Maktoub, vivir esos momentos tan preciosos en el presente, ver la abundancia que nos rodea.. Que luz con la que has syntetisado y asimilado las experiencias & emociones de esos ultimos dias 'oscuros'... Un abrazo sista'. Khaoula

MaGiA dEL mOmEntO dijo...

Me toca lo que relatas Noraya.
Cuando más sola me he sentido fue cuando me abandoné a mí misma para rodearme de gente. Sin embargo desde hace un tiempo, con menos gente en mi vida mi universo está mucho más poblado. ;-)
Abrazos tribales

Cristina dijo...

Te entiendo porque, con nuestras circunstancias personales, compartimos la situación.
Hace unas horas llegué a la conclusión que mi naturaleza es así, como la describes. Que luchando contra mi propia esencia no hago más que perderme y perder la oportunidad de educar a mi hija en la aceptación y en el amor hacia una misma.
No es fácil criar a solas, pero así somos. Así nos escogieron nuestras hijas, y así nos aman y admiran.
Un abrazo fuerte.

Noraya dijo...

Otro abrazo fuerte para vosotras, Cristina,MaGiA!

Khaoula, sé que lo sabes bien, porque me has visto, porque te ves todos los días... te abrazo muy fuerte y te quiero más todavía, gracias corazón pro estar ahí y saber mirar más allá!

Anónimo dijo...

Noraya..
Como echaba de menos tus entradas.. Que duro es y que fácil es perderse... pero a la vez que fácil resulta ver lo maravilloso que es vivir rodeada de esa ternura, esa magia maravillosa que emanan nuestras pequeñas.
Un abrazo fuerte,

Carol dijo...

Creo que cada cual debemos encontrar nuestros camino y la forma de ser felices, ya sea rodeados de gente o más en solitario.
Tengo momentos como los que has relatado, aunque otras veces necesito estar más en grupo. Según me sienta así intento hacer.
Un besazo

Anónimo dijo...

me encanta, inspirador...

Lemo dijo...

Wao, no me extraña que espacies tus entradas, como dice un amigo mío, el blog es un lugar de vomito intelectual, en tu caso lo cambiaría por vomito emocional, y cuando te pones parece que la noche anterior fue bastante movidita.
Ya me gustaría haberle dado a mis hijos un pequeño porcentaje de lo que recibe Nur.
Así que seguid rugiendo en solitario que se os ve fenomenal.

Noraya dijo...

Anónimo, Lemo, gracias por los ánimos, siempre viene bien!! :)

Hola Carol, que conste que yo siempre recomendaría la red de mujeres, la crianza compartida, el clan... pero cuando nuestra naturaleza o la vida nos lleva por otro lugar, es bueno acoger y aceptar nuestro camino.
Un beso grande!

Noraya

Cayetana Saiz dijo...

Te he vuelto a premiar!pásate cuando quieras a recogerlo! realmente un premio es recibir tantas lecciones como recibo de tu blog...genial...como siempre.
besos familia

Noraya dijo...

Muchas gracias Cayetana! En cuanto tenga un ratito lo recojo!
Besos!!

Noraya dijo...

Hola!! Alguien me ha preguntado de forma anónima qué significa Nur, pero se me ha borrado el comentario sin querer...
En árabe, Nur significa Luz, la luz divina, la luz de Dios; en hebreo, Nur significa fuego.

Soy Odin dijo...

Hace unos minutos que me llamó mi madre...está preocupada...disgustada porque dice no reconocer a su hija, que soy yo...llegué a tu blog buscando información sobre la sanación por arquetipos...llevo en mi camino del alma...conscientemente dos años...no está siendo un camino de rosas...pero quiero seguir en él...quiero atreverme a transitar el que creo es el único camino que venimos a vivir...Mi madre dice que he cambiado, que sin darme cuenta me están tranformado...sus pensamientos no saben explicar el cambio en mi...(piensa que estoy metida en cosas raras, una secta...y sólo estoy intentando comprender mi camino...) Tengo dos niños, mi madre me reprocha que no me hago cargo de ellos...soy una madre de la generación X...(sobradamente preparados, entre comillas, madres trabajadoras fuera y dentro que intentan emular el modelo de las madres de la generación anterior...y a la vez buscar su libertad fuera de él...ese modelo de madre ama de casa dedicada a sus hijos y marido...a veces más por convicción que por verdadero amor...y me explico...las mamás de antes se dedicaban tan por completo a desempeñar su rol de madre ama de casa que no tuvieron tiempo de dedicarse a sí mismas...y apenas han podido conocer más allá de ese rol que vinieron a desempeñar aquí en la maya...Ahora yo estoy intentando abrirme paso a los anhelos de mi alma..en una etapa complicada o agitada espiritualmente...una humilde iniciada que con zapatos nuevos se aventura a atreverse SER y AMAR...pero mientras mis inquietudes me llevan cual caballo desbocado en el intento de buscar un equilibrio entre lo interno y lo externo...ahí están mis dos cachorros...la exigencias de una madre...que sufre ante los intentos de mi ser por encontrarse...y las proyecciones que ante los juicios de valor sobre mi conducta de hoy para con mis hijos..me hacen plantearme si esta lucha mia por amarme ahora que se que lo necesito...no estará yendo en detrimento del amor que ahora necesitan de mi mis dos pequeños...Yo llamo a mi proceso de desarrollo y crecimiento personal y encuentro con mi ser mas profundo...libertad y camino hacia el amor...y otros lo llaman EGOISMO...Y me hacen dudar de mi propio tránsito por esta senda interior que no elegí...sino que llegó...AMAR ES EL CAMINO...Y SE QUE AÚN NO LO ESTOY HACIENDO PERFECTO...QUIZAS NI SIQUIERA BIEN...Pero no se porqué...mi prioridad ahora soy yo...e intento equilibrar mis necesidades internas con las emocionales de mis hijos en estas tempranas edades...a veces oigo a mi madre, su sufrimiento...y coincide con algún atisbo de culpa en mi interior...Estoy atravesando unos momentos que no me dejan disfrutar de mis niños plenamente ...como cuando yo era un yo que no se conocia...de la maya...una unica realidad...procuro estar ...pero se que aún no puedo estarlo al 100%...aunque quizas vaya siendo hora de ocupar mi sitio como madre en sus corazones...SOLO QUERIA DECIR...QUE ESTA ENTRADA Y TU BLOG LLEGÓ A MI...COMO MAKBUT Y ES QUE TODO ESTÁ ESCRITO...ACEPTAR, SER Y ESTAR...Y NO POSTERGAR MÁS EL VERBO AMAR NI ANIQUILARLO EN UNA REALIDAD VIRTUAL...QUE HOY POR OTRO LADO, ES LA QUE ME DEVUELVE A MI REALIDAD CON ESTAS LETRAS...
NAMASTE, LUZ Y AMOR POR ESTE ESPACIO Y TU SER QUE LO CREO. ESO SI, NO ME ADAPTARE AL MUNDO...ME ADAPTO A MI MISMA...Y DONDE EL CORAZÓN ME LLEVE...Y PARA ESO HAY QUE SER MUY VALIENTE...Y AUN NO LO SOY LO SUFICIENTE...ESE ES MI CAMINO...AQUI Y AHORA...

Anónimo dijo...

Noraya, he llegado a tu blog navegando y navegando por la web y en la soledad de mi maternidad primeriza. Gracias. Me has llenado el alma. Siento encontrar aqui un referente para mis momentos de dudas, de desasosiego, de confusion y de calma. Un gran abrazo. Ceci

Noraya dijo...

Muchas gracias a ti, Ceci, sinceramente me emocionan tus palabras, el camino a veces es solitario, el puerperio muy sensible, pero una etapa de aprendizaje maravillosa e inimaginablemente fértil.
Aquí estoy para lo que necesites,
Un cálido abrazo y feliz entrada de año,

Noraya

Mar Briones dijo...

Hola Noraya,
Enhorabuena por esta entrada, me ha encantado, y creo que muchas de nosotras nos sentimos identificadas. Yo soy madre de dos chiquitines, mellizos, y aunque cuento con el apoyo de sus abuelos fundamentalmente, la mayor parte del tiempo la pasamos ellos y yo solos. Nos reímos, jugamos, nos enfadamos, y nos vamos conociendo poco a poco. Su padre también nos acompaña, y como a ti el padre de Nur, también me sostiene y me complementa en la paternidad.
El mundo es diverso y cambiante, y así somos también los humanos, a veces en una tribu, a veces independientes... A veces, madres a tiempo completo, y a veces, mujeres, niñas, hijas, hermanas, amigas y madres todo a la vez...
Un beso fuerte!

Publicar un comentario