martes, 6 de marzo de 2012

Feliiiz!!!



Nur ha crecido mucho. Todavía nos encontramos en fase de cambio, de "pérdida del mundo celeste", pero desde que terminó mi puerperio, vivo los estados de fusión emocional con Nur con una alegría nueva, una presencia maternal más asentada y tranquila, apurando lo que nos queda hasta que le hayan salido todos los dientes (que todavía queda, me parece a mí), y me pasan los días mientras observo a mi pequeña, para ver qué le inspira, qué capta su atención, por qué cosas se siente atraida y qué le provoca rechazo... me pasan los días observando a esa pequeña personilla en la que se está convirtiendo, observo cóm su alma antigua se mueve como niña, juega como niña, se ríe y habla como niña... me pasan los días descubriéndola y  observando quién es...
Por otro lado, he hecho pequeños cambios en mi vida. Desde hace pocas semanas, nunca abro el ordenador mientras ella está delante a no ser que sea por alguna cosa puntual de trabajo, lo que sucede en contadísimas ocasiones. También trato de reducir al máximo la utilización del Iphone mientras ella está delante, ya que he visto que ambas cosas, el Iphone y el ordenador, le pueden crear fácilmente adicción, igual que a mí. Este pequeño cambio ha hecho que quiera aprovechar todavía más mi tiempo con ella, extendiéndose también al tiempo que estoy sola, cuando Nur se va a dormir. 

He vuelto a mi práctica de meditación, por fin he conseguido dedicarme ese tiempo que añoraba y que mi alma tanto necesitaba. En la meditación he vuelto a casa. He regresado a mi hogar, he recuperado mi paz y mi alegría. Las que son sólo mías, pero que revierten en mi hija, en mi familia y en el mundo. ¡Qué feliz me siento!
 Primero fue el puerperio; una experiencia tan intensa, desbordante y arrasadora que apenas podía ir procesando los cambios que iba sintiendo, escribir me ayudó mucho. Las últimas semanas del puerperio, un tiempito de no saber hacia dónde ir, de esperar  a ver qué ocurría... y ahora, ya sé que en algún momento cercano quiero cerrar este blog, el rumor de las libélulas se va apagando poco a poco, porque mi vida se llena de la experiencia de cada día, de las anécdotas, de los juegos, y no tengo tiempo para compartir todo lo que me gustaría... además de que parece que voy consiguiendo el poder ubicar toda esa experiencia dentro de mí a medida que va surgiendo, gracias a los espacios nuevos que la maternidad ha abierto en mí, espacios que se van llenando y que me van llevando a otros nuevos, ya no necesito sacar afuera todo esto.

He aprendido a estar ahí para mi hija, casi siempre disfrutando, a veces cansada y a veces disgustada o impotente, he aprendido a vivir con la "culpa" de que "podía haberlo hecho mejor", y a perdonarme por ello. A empezar cada día diciendo: "Hoy lo vamos a pasar genial". He aprendido que soy una madre imperfecta, que tengo mis limitaciones y que no sirvo para algunas cosas como me gustaría, pero que puedo transmitir otras muchas a Nur de una forma única e irrepetible. He aprendido a convivir con ciertos miedos maternales que me van surgiendo y a resolverlos poco a poco, con información, paciencia, trabajo y mimo. Aceptando lo que no puedo controlar, confiando en el proceso de la vida.
He aprendido a aceptar que no me atraen los grupos de crianza, aunque sean maravillosos y ayuden a muchas madres, que me ha tocado ser madre solitaria sin tribu (pero rodeada de personas maravillosas que me ayudan y me dan sostén y amor). Nur ha elegido esto, y yo, de alguna manera, también. Que mi forma de maternar es única y que cambia cada día, porque las ciscunstancias cambian cada día, porque mi hija cambia cada día, por que cada día cambio yo. Sin quererlo, me voy desvinculando de la blogosfera maternal, de los cursos de maternidad, de las charlas, de los libros sobre maternidad... es algo que está ocurriendo solo, mientras la vida pasa, sin programarlo y sin apenas pensar en ello.... así que lo acojo con gratitud por lo que se va, e ilusión por lo que está por llegar.

Me encuentro feliz en este recuperarme a mí misma, pero de una forma nueva. Soy madre, sí, es algo muy grande para mí. Pero ahora me siento mujer otra vez. Una mujer distinta a la que era antes, y que me gusta más. Mujer, amiga, niña, aprendiz.

Y me basta poco, la verdad, muy poco. Alguna clase al mes con mis maestros favoritos de cosas que me elevan el alma, un poco de kung fu, casi nada de ordenador, y mucha  respiración,  aprovechando cada momento de asueto para meditar y practicar un poco y volver al hogar interno, a mi templo sagrado. Ya limpiaré luego, ya ordenaré todo después... primero LA ALEGRÍA y LA PAZ. Después, ya veremos qué ocurre. Y ocurre que ocurren milagros. Y que Nur está más feliz que nunca, que estamos más conectadas que nunca, que nos sentimos amadas, que nos dejamos espacios, que nos respetamos todo, que nos limitamos lo que necesitamos, que nos enrabietamos y aprendemos a conocernos, que reímos y nos abrazamos, que queremos a todo el mundo (o casi ;-). Los mismo con Alex. Por fin. Todo llega...Y todo envuelto en el amor de la Gran Madre Divina, sin cuyo abrazo y sostén nunca podría haberme abierto a esta experiencia tan grande y hermosa, a este amor infinito, a este florecimiento que me asombra cada día y por el que mi gratitud es y será eterna...


8 comentarios:

Carol dijo...

Me alegro mucho de tu felicidad, de tu encuentro, de tu conexión con tu hija. Y si eso implica alejarte de otros espacios bienvenido sea, aunque por aquí ya te digo que se echaría de menos.
Un abrazo

Cristina dijo...

Desde luego que te echaríamos de menos... Pero es una gran lección saber que fluyes con la vida, que no te quedas atrapada ni aferrada al pasado...
Abrazo

Noraya dijo...

Hola Carol, Cristina...
Siento que se cierra una etapa que voy a ir cerrando poco a poco... aunque me vaya, "El Rumor de las Libélulas" quedará abierto para quien quiera entrar a pasear por él... Ahora precisamente es cuando más gente está entrando, al menos cuando más comentarios se están dejando... gracias por el apoyo y el comadreo!

Abrazos!

MaGiA dijo...

Me ha emocionado mucho este post Noraya.
Me siento triste al sentir que este espacio acaba y al mismo tiempo muy feliz por ti.
Extraño, es como si me hubieras abierto una ventanita y hubiera podido espiar por un segundo lo que el tiempo puede que me traiga, unas nuevas formas de amar, expresar y fluir con la vida.
Abrazos caminantes

Cocolina dijo...

Noraya, qué hermoso post, tan personal y lleno de amor! Yo también lamento que este espacio se vaya apagando pero entiendo que cada estación nos alcanza en algún momento de la vida por motivos concretos y que, como nosotras, van cambiando y fluyendo.
Comparto tu felicidad, tus ratos de relajación y conexión para recargarte de energía y paz. Precisamente llevo una semana levantándome temprano para dedicarme un rato a estirarme y practicar algo de yoga. Me siento mucho mejor :)
Gracias por todo lo que ofreces. Un abrazo con mucho amor!

Anónimo dijo...

Acabo de aterrizar en este blog y lo primero que leo es que se está apagando... qué pena, he pensado, pero al terminar de leer el post me ha quedado una extraña sonrisa dibujada en la cara, un cierto sentimiento de tranquilidad interior y muchas ganas de alcanzar algun día tanta paz conmigo, mis hijas y el mundo que nos rodea. Gracias por encender esta luz en mí. Un abrazo

Noraya dijo...

Hola Anónimo...
Me alegro de haberte hecho sonreír... todavía nos queda un poquito que contar por aquí, aunque dejemos de contar nuestra historia, el Rumor no se apagará del todo, su luz seguirá brillando en la red para quienes quieran y disfruten de pasearse por él, así que ¡bienvenida!
Un abrazo!

Cocolina,
te mando otro abrazo muy grande, creo que esas parcelitas bien aprovechadas cuando ellos duermen, son sagradas e imprescindibles, ¡seguimos en el camino, alegría!

Abrazos y cariños,
Noraya

Derya (Mamás que miman) dijo...

Noraya... me da la sensación que llego tarde a todas partes... he estado desconectada bastantes días para reconectar conmigo misma y con mi hija! Hoy leo esta entrada repleta de una energía mágica y luminosa... te leo radiante y te leo vibrante y fuerte, RENOVADA!!! Sigue tu instinto ese que te conecta con esa persona y ese lugar... el aquí y el ahora que es lo que realmente importa... aunque aquí dejarás un vacío... entiendo que la vida fluye y todo es cambio a nuestro alrededor... un cálido beso con mucho cariño!!!

Publicar un comentario