domingo, 10 de abril de 2011

Amor de madre ♥

Mi queridísima hija,

Quedan apenas 9 días para que se cumpla el año de tu nacimiento. Desde que como una semilla de luz divina, aterrizaste en mi útero, no he dejado de sentir y aprender cosas increíbles, se ha abierto ante mí un mundo mágico e inexplicable para quien no ha vivido la experiencia de la maternidad, y como Alicia, me he sentido caer por el hueco del árbol de la vida hasta el País de la Maravillas, para vivir experiencias que nunca antes hubiera imaginado, sobre todo en relación al corazón, quien gracias a esta experiencia intensa y misteriosa de la maternidad, se abre y se expande cada día.

Poco a poco, tu ser se va mostrando, tu personalidad se va revelando. Hasta ahora puedo decir que eres una pequeña muy alegre y risueña, salvaje, divertida, adaptable, despierta, expresiva, curiosísima, fuerte y robusta, ágil exploradora, persistente y tenaz, muy tenaz, pues nunca te rindes frente a un reto, sino que lo intentas una y otra vez hasta que conquistas lo que fuiste a buscar, ya sea una postura, un movimiento, una pirueta. También has mostrado una sensibilidad enorme a los animales y a todo lo que te rodea, empatía, y una capacidad de observación innata que acompaña a esa sabiduría que me muestras cada vez que inutilmente trato de llevarte a mi terreno.

Agradezco cada minuto que paso contigo, cada hermosa sonrisa que me regalas por nada, cada mordisco y cada mirada amorosa que me hace volverme como el algodón. Agradezco los amaneceres que me muestras cada día, y el que me traigas al momento presente constantemente, pues este vivir el aquí y ahora es un inmenso regalo que no estoy dispuesta a desperdiciar. Me siento muy agradecida por haber sido elegida por tí como madre y por poder acompañarte durante los próximos años a transitar este sendero que llamamos vida. Estoy segura de que todavía nos queda lo mejor y de que vamos a ver maravillas juntas, eso nunca lo dudes ni un segundo. Quiero estar ahí cuando te venga la primera regla, y , si tú quieres, cuando experimentes por primera vez el maravilloso regalo de amar y sentirse amado.

También estaré ahí durante la pérdida y el dolor... has de saber que siempre, siempre, podrás contar conmigo. Que, como tu nombre tatuado en mi brazo, estaremos unidas para siempre, pues estás en mi piel, y eres sangre de mi sangre.

Te quiero muchísimo Tu madre,
Noraya

3 comentarios:

Eva dijo...

Ay, qué bonito... no tengo palabras.

Mar dijo...

Noraya, son unas hermosas palabras cargadas de un inmenso amor de madre hacia tu pequeña. Es increíble cómo la vida nos sigue maravillando con las pequeñas cosas del día a día, observando a tu pequeña en cada gesto también te descubres a ti misma. ¡¡Felicidades!! Tenéis una familia fantástica :D

Noraya dijo...

uy, ¡gracias por vuestros comentarios! Los acabo de ver ahora y siempre me hacen mucha ilusión!!

besos!!

Publicar un comentario