lunes, 7 de febrero de 2011

Soy madre... ¿y ahora qué hago?

Ser madre es maravilloso... y a veces duele... también.
Cuando una es madre primeriza el alma que se abre a otra alma tanto y tanto que a veces duele. Duele el "yo" que se resiste a cambiar, duele nuestro egoísmo porque su tiempo se acaba... duele la rigidez que se quiebra, porque gracias a ellos, a los hijos, nos convertimos en junco.
Duele nuestra mezquindad, que nos quiere hacer creer que podemos criar a nuestros hijos a nuestra imagen y semejanza...
Le duele a nuestra independencia, pues el compromiso sagrado que hemos adquirido de cuidar a otro ser y amarlo incondicionalmente requiere de nosotros total aceptación amor incondicional, y esa es una fuerza que arrasa con todo lo viejo, duro, rígido y estancado que hay en nosotros.
Elegir la maternidad consciente es elegir despertar de nuevo a nuestra niña interior, es entrega y aceptación, una y otra vez, hasta que todas nuestras estructuras rígidas se hayan derribado, hasta que el soplo divino nos haga bailar como juncos, hasta que la energía de la Madre nos haya transformado tanto y tanto que podamos fluir con la vida como lo hace el agua en el río, sin resistencias, clara, pura y transparente...

3 comentarios:

Patricia dijo...

Hola linda, llego a tí através de "del amor nace la vida" y de "Portando otro angelito".

Este Post me ha puesto los pelos de punta, yo ya estoy en fase junco, y ha sido necesario mucho cansancio y dolor para parirse a una misma, pero ha merecido la pena. Mucho amor. Te enlazo.

Noraya dijo...

Muchas gracias Patricia por tus palabras y por el enlace, no conocía los blogs...
Un abrazo!!

Lorena Saldaña dijo...

Que lindo! <3

Publicar un comentario