martes, 18 de mayo de 2010

Primer cumplemes de Nur

Ayer Nur hizo su primer cumplemes. Está más guapa cada día y más feliz, y me hace disfrutar de cada momento... a su padre y a mí se nos cae la baba.

La semana pasada fue nuestra primera semana solas después de que a Alex se le terminaran sus tres semanas de permiso por parternidad. Y la verdad es que fue una semana estupenda.
Disfrutamos de un par de visitas de amigos queridos que vinieron a conocer a Nur, y el jueves fue nuestro primer día con el grupo de crianza en Urdimbre, junto a otras mamás con sus bebés.

Alex está con nosotras por las mañanas, con lo que me da tiempo a arreglarme y a desayunar en condiciones; luego intento comer antes de que él se vaya y cuando lo consigo, tengo toda la tarde para disfrutar con mi pequeña. Ahora es todo mucho más caótico que antes de la llegada de Nur, pero me voy acostumbrando a este caos y empiezo a disfrutarlo... Por ejemplo, cuando fuimos al encuentro de crianza, quería llevar una ensalada de pasta para compartir, pero al llegar allí se me habían olvidado todos los ingredientes. Sólo llevaba la pasta hervida y unos huevos duros cortados. Cosas del puerperio, jajaja. Menos mal que ellas lo entendieron perfectamente.

Cada día conecto más con Nur y voy disfrutando más de su compañía, de jugar con ella, de los momentos de alimentarla, de inventarme canciones, de abrazarla, de quedarnos mirándonos a los ojos largos momentos fuera del tiempo y del espacio, de mirarla furtivamente mientras duerme, de escuchar sus ruiditos... de nuestros bailes y meneos... ella es una gran bendición, un milagro dentro de un cuerpecito de bebé, el regalo más grande que me ha dado la vida junto al amor que vivo con Alex... ¡Gracias Vida! ¡Gracias dios padre-madre!

4 comentarios:

Ileana dijo...

Felicidades, Nur y Noraya!!! Precioso blog!!!
Es un placer descubrir cada día nuevas madres sabias, llenas de ternura y amor, que comparten sus experiencias por la red...
Muchas gracias!!!

Teresa dijo...

¡Feliz cumplemés! Ay, es cierto... cuánto nos "desorganiza" la vida un bebé. ¡Bendito caos y bendita "desorganización"! Se convierten en nuestro nuevo centro, pero supongo que una vez interiorizado, aprendemos a hacer malabarismos con nuestro nuevo punto de equilibrio. ;) y llegamos más lejos, más fuertes, más completos.
Abracitos :)

Noraya dijo...

Qué cierto Teresa! Además viéndote a tí que cada día estás más guapa, más mujer más exhuberante, me lo creo todo! :-)

Teresa dijo...

¡Gracias guapísima por tus palabras! No sé por fuera, pero por dentro experimento cada día la nueva fuerza vital, el amor y energía que me aporta mi hija. Afronto la vida desde otro punto de vista, que trasciende al anterior... Su existencia me ayuda a perfeccionarme y completarme. Supongo que con diferentes palabras, pero probablemente describo la experiencia de cualquier mamá.
Besitos.

Publicar un comentario